El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Luis González Díez, acompañado del director general, Carlos Ibáñez Navarro y el resto de directivos ha comparecido en una rueda de prensa para informar que el nuevo proyecto de ley sanitaria no se aprobará en esta legislatura.

Publicidad

La aprobación del Proyecto de Ley por el Gobierno de la Comunidad de Madrid supuso un paso importante para la consolidación del nuevo modelo de farmacia. Sin embargo, provocó un enfrentamiento con el colectivo de Enfermería.

Las declaraciones desproporcionadas produjeron “ruido mediático”. En el arco político, PSOE, Ciudadanos y Podemos presentaron enmiendas a la totalidad del proyecto de ley. Un total de 165, 29 y 32 respectivamente.

Entre tanto, los grupos parlamentarios de Ciudadanos, PSOE y Podemos han solicitado a la mesa ampliaciones de plazo hasta en seis ocasiones, cada una de ellas de algo más de una semana. El Colegio de Farmacia entiende que son maniobras dilatorias para perder tiempo.

Por su parte, el colectivo de Enfermería interpretó que algunos de los artículos del proyecto van contra su profesión y contra las normas que amparan sus funciones. Concretamente, los dos términos que generan conflicto son la atención farmacéutica domiciliaria y la actividad asistencial.

1. Domicilio VS demanda social

Desde el Colegio de Farmacéuticos de Madrid exponen que la ley pretende dar respuesta a una demanda social de pacientes con patologías múltiples que precisan de medicamentos. En ocasiones, estos requieren de ayuda, consejo e información para facilitar el seguimiento del tratamiento.

En definitiva, la dependencia domiciliaria necesita del conjunto de actuaciones de los profesionales: médicos, enfermería y oficina de farmacia. Ya que el acto de dispensación y seguimiento puede llevarse a cabo por estos establecimientos sanitarios. “Aun siendo privados tienen declarado el interés público”, recalca Luis González.

2. Sanitarios VS asistencial

El presidente del COFM ha destacado que las farmacias son establecimientos sanitarios privados de interés público. “Las farmacias están capacitadas para desarrollar actividades asistenciales que dan respuesta a las distintas demandas de la población”, ha dicho González.

Además, el Colegio de Farmacéuticos colaborará con el personal sanitario de los Centros de Salud, respecto a los pacientes que presentan vulnerabilidad sanitaria como las personas mayores y dependientes domiciliarios.

Ciudadanos

Durante la rueda de prensa, Luis González mandó un recado a Ciudadanos. En marzo del año pasado, el partido naranja les dijo que apoyarían la ley que el sector demandase. Sin embargo, en la pasada Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid en abril de 2018, ningún partido político se mostró en contra de la ley vigente. Por lo que el Colegio de Farmacéuticos lo interpretó como una traición.

El presidente del COFM asegura que según Ciudadanos, “hemos pasado de una ley necesaria a un Proyecto que no se debía aprobar por falta de tiempo”. Además añade que “aunque la letrada decidiera como lícita su tramitación, Ciudadanos decidió no apoyar el debate de enmiendas“. Por lo que la aprobación de la ley se debatirá en la siguiente legislatura.

Publicidad

Comentarios