Las amenazas de la CUP son constantes y este sábado han lanzado una más. Los ‘cupaires’ aseguran que no irán al pleno de investidura si el Constitucional se pronuncia en contra de que sea Puigdemont el que se presente como candidato.

Publicidad

A pesar de que la CUP cuenta con sólo cuatro diputados en el Parlamento catalán, su influencia es decisiva para los independentistas. Este sábado, han redoblado la presión a sus socios de ERC y Junts per Catalunya para mantener a Puigdemont como candidato, sea cual sea la decisión del Tribunal Constitucional.

Los ‘cupaires’ amenazan con no acudir al pleno de investidura si el presidente del Parlamento catalán propone a otro candidato. Además, instan a saltarse la decisión del Constitucional si éstos determinan que el expresidente catalán no puede ser investido.

“La CUP no estará presente en ningún pleno que se quiera celebrar a medida para el Tribunal Constitucional. Si no es un pleno donde Puigdemont sea candidato, la CUP no participará”, ha afirmado el diputado cupaire Carles Riera. Así, han presionado a Torrent a desobedecer al Constitucional si llega el caso y mantener la investidura de Puigdemont.

“Puigdemont tiene la absoluta legitimidad para ser candidato. Por obediencia democrática debe imponerse la soberanía popular y del Parlament por encima de las decisiones antidemocráticas de cualquier institución española”, ha aseverado el diputado.

Además, Riera ha anunciado que aunque el Constitucional termine suspendiendo la candidatura de Puigdemont y el pleno de investidura, los diputados de la CUP estarán en sus escaños el próximo 30 de enero, fecha del debate.

“La propuesta de Puigdemont como president es un conflicto entre la decisión democrática de Catalunya y el golpe de Estado del 155”, ha considerado Riera, que ha reiterado su petición para que el futuro president “se comprometa con la materialización real de la república catalana”.

Diputados necesarios

Aunque sólo cuentan con cuatro diputados, la CUP es imprescindible para que Puigdemont o cualquier otro candidato independentista sea investido en primera vuelta, pues se necesita la mayoría absoluta de los votos del Parlamento catalán. Esta cifra es de 68 diputados y ERC y JxCat juntos suman sólo 66. En segunda vuelta, les serviría con una mayoría simple, en la que la CUP también podría llegar a ser importante, bien con sus votos afirmativos o sus abstenciones, mientras se aclara si los diputados fugados a Bruselas renuncian a su escaño.

Publicidad

Comentarios