Berto Romero ha sido capaz de resumir en una sola metáfora la situación en Cataluña por el 1-O. El cómico daba un aplaudido discurso en ‘Late Motiv’ poniendo de ejemplo a sus hijos.

Publicidad

Los cómicos se están convirtiendo últimamente en los que mejor plasman la situación en Cataluña. Esta vez le ha tocado a Berto Romero, quien en ‘Late Motiv’ lograba definir el 1-O con una metáfora sobre sus hijos y las peleas de los pequeños en casa.

En apenas 3 minutos, Berto mostraba su más sincera preocupación por el clima actual. En su discurso, el cómico relataba cómo eran las peleas habituales de sus hijos, que arrancaban en violencia verbal y derivaban en algún que otro golpe físico.

“Estos días estoy viendo cosas que no creía que viera jamás”, arrancaba Berto, que incluía un par de chistes después para rebajar la tensión, antes de pasar a explicar con su metáfora la situación creada en el 1-O.

“Me preocupan las cosas en mi casa (…) Ayer mis hijos estaban peleando por mierdas de niños (…) Uno decía ‘tú sí’ y el otro decía ‘yo no'”, arrancaba un Berto que aseguraba que habían entrado en bucle durante un tiempo con los mismos ‘argumentos’.

“No estaban finos. Sofisticaron un poco más los argumentos con un ‘porque tú sí’ y con un ‘porque yo no’, pero poco más se avanzó por aquí. Y de ahí llegaron a las manos”, contaba Berto, que reproducía varios gestos de niños pegándose de diferentes maneras.

“Se llevó un golpe su hermana, la niña, daño colateral, que le dieron en la cabeza con una pieza de Lego”, contaba. Berto contaba que entonces había intervenido él, haciendo lo que suele hacer en estos casos: llevándolos a diferentes lugares de la casa “y les explico que hasta que no se calmen no podemos discutir”. “Y que cuando estén tranquilos, podremos ver qué ha pasado y hablando lo solucionamos. Porque los mayores no solucionamos las cosas a gritos, las hablamos y sobre todo no tenemos que recurrir a la violencia porque es el último recurso de los incompetentes”, decía en su discurso, en alusión a la actuación policial y la de Rajoy.

Tras contar que parecía que el conflicto pertenecía al pasado pero que ahora comenzaban con otro de parecidas dimensiones, Berto confesaba que no sabía “qué clase de hormigón me tengo que poner para que no se me caiga la cara de vergüenza porque lo que les enseño, fuera de casa no vale”.

Su mensaje se convertía en viral rápidamente en Twitter, alabando que hubiera puesto con su metáfora el sentido común y sensatez que a muchos les falta.

Publicidad

Comentarios