Las camareras de hotel, conocidas como Las Kellys (las que limpian) han denunciado en Twitter su precariedad laboral al más puro estilo Manuel Bartual, con una historia similar.

Publicidad

La asociación Las Kellys ha aprovechado la viralización del relato del editor, para contar su propia precariedad laboral y hacer llegar su denuncia a todo el mundo.

En su cuenta oficial, el relato comenzaba con una clara referencia a Manuel: “Estamos limpiando la habitación de #ManuelBartual por 1,5 euros”, arrancaban.

A partir de ahí, el relato de Las Kellys se apropia del estilo utilizado por Bartual en su historia, caracterizado por los toques de paranoia para denunciar irónicamente que en el hotel en el que trabajan “pasan cosas raras”. Entre ellas, y a modo de demanda que “el hotelero dice que no es nuestro jefe”.

A modo de relato, las limpiadoras explican en Twitter que su jefe ha contratado a un doble de su jefe que se hace llamar “empresa externa”.

Con toques de humor e ironía y basándose en el relato de Manuel Bartual, Las Kellys van relatando sus condiciones laborales, precarias a más no poder y que llevan haciendo públicas más de un año y medio. Entre ellas, las horas que trabajan o el número de habitaciones que tienen que limpiar.

La falta de un comité de empresa y las quejas a los principales sindicatos en España, UGT y CCOO, que no les han hecho caso en ninguna de sus protestas, protagonizan otros de los tuits enviados por las limpiadoras de hotel.

Las reacciones a la historia de Manuel Bartual ha servido sin duda de ayuda y empujón a Las Kellys, que han logrado una gran repercusión.

Eso sí, a diferencia de la historia de terror de Bartual, la de las camareras de piso es muy real, como ellas mismas argumentan en otro tuit en su cuenta, que sigue ampliando el hilo para contar la precariedad que sufre el sector y que llevan tiempo denunciando, aunque todavía sin resultado positivo alguno.

Publicidad

Comentarios