La política catalana sigue parada desde las elecciones del 20 de diciembre. Ahora el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha aplazado ‘sine die’ el pleno de investidura de Jordi Sànchez (JxCat) después de que el juez Llarena le haya denegado la libertad.

Publicidad

El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, ha aplazado el pleno de investidura de Jordi Sànchez (JxCat) programado para el lunes a las 10 horas hasta que se pronuncie el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo.

Sànchez ha anunciado que presentará una demanda ante el TEDH para defender su derecho a ser investido, después de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena le haya denegado el permiso para ser investido.

Se trata de la segunda vez en pocas semanas que Torrent aplaza un pleno de investidura: el 30 de enero lo hizo con el de Carles Puigdemont después de que el Tribunal Constitucional (TC) dictaminara que no podía ser investido si no era presencialmente y con permiso judicial.

Con su decisión, Torrent reafirma la voluntad de “garantizar los derechos políticos de todos los diputados y, especialmente, del candidato a ser investido”, y apoya la decisión de la defensa de Sànchez de acudir a Estrasburgo.

El candidato a la investidura pedirá medidas cautelares, una opción reservada para casos muy específicos en los que se puede producir un daño irreparable, y lo hará pidiendo un pronunciamiento con la máxima urgencia. Al haber aplazado y no suspendido el pleno, la defensa de Sànchez puede argumentar todavía más la necesidad de que el tribunal europeo se pronuncie con premura.

Torrent ya envió un escrito el jueves a Llarena para que acordara todas las medidas necesarias para que Sànchez pudiera acudir al Parlament el lunes a las 10 horas para ser investido ya que, de lo contrario, “se podría vulnerar su derecho a la participación política”.

En su escrito, Torrent recordaba al juez que proponer a un candidato y fijar una fecha para el pleno de investidura son dos facultades que ostenta únicamente el presidente del Parlament y defendía que había propuesto a Sànchez porque era el más apoyado y porque ‘tiene derechos de representación política’ en tanto que representante parlamentario de la ciudadanía.

REUNIONES EN EL PARLAMENT

La decisión de Torrent ha tardado en comunicarse: antes ha hablado con la defensa de Sànchez, encabezada por el abogado Jordi Pina, y también se ha reunido en su despacho de audiencias con los representantes de JxCat Elsa Artadi, Eusebi Campdepedrós, Josep Costa y Albert Batet.

Torrent quiere “agotar todas las vías” para defender los derechos de Sànchez y del resto de diputados y ha tomado la decisión que considera más adecuada para ello

Publicidad

Comentarios