El huracán Florence mantiene a Estados Unidos en alerta y muchos son los que han advertido de lo peligroso de este fenómeno. Pero, ¿por qué conlleva más riesgos que otros?

Publicidad

Es uno de los más peligrosos de las últimas décadas, pero todavía muchos no entienden por qué. El huracán Florence está a punto de tocar tierra en Estados Unidos, donde más de un millón y medio de personas han tenido que ser evacuadas ya.

Sus vientos sostenidos, que golpearán el litoral, y las marejadas ciclónicas harán que el mar se eleve de manera muy significativa. De hecho, las olas registradas este jueves ya superan los 25 metros de altura.

Los peligros de Florence llegan también por la lluvia, que será muy intensa. Se mantendrá además durante varios días, lo que aumentará las inundaciones. Algo que repercutirá también en el suministro eléctrico. Las compañías energéticas ya han avisado de que muchas zonas se quedarán sin energía durante semanas.

Aunque en algunos puntos parece haberse rebajado su intensidad, el Servicio Meteorológico Nacional ya ha dicho que esta “será la tormenta de su vida” en Carolina.

“No puedo enfatizar lo suficiente el potencial de daños increíbles provocados por el viento, las marejadas y las inundaciones en tierra con esta tormenta”, ha avisado Jeff Byard, responsable de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. Byard ha comparado lo que se avecina con “un golpe de Mike Tyson”.

Categoría 1

Aunque se esperaba una categoría 4 sobre 5, el huracán Florence se ha degradado a categoría 1. Sin embargo, sus peligros siguen intactos y los daños serán cuantiosos.

Se espera que toque tierra en EEUU este viernes, con vientos de 150 kilómetros a la hora. De momento, las lluvias han inundado ya carreteras, elevado el nivel de ríos y comienza a haber cortes de energía.

Publicidad

Comentarios