¿Broma o desaire? El gesto de Donald Trump hacia Pedro Sánchez en la cumbre del G20 ha desatado todo tipo de especulaciones. Algunos han visto en las imágenes una orden del presidente de EEUU. Otros argumentan que el sonido desvela un simple chiste entre ambos.

Publicidad

“Manda sentar a Sánchez”, “le niega el saludo”, “le indica su sitio”… Son algunas de las frases que pueden leerse tras ver las imágenes de Donald Trump y Pedro Sánchez en el G20. En el vídeo, todo parecía indicar que el presidente de EEUU ordenaba al español sentarse. Sin embargo, la verdad que esconden las imágenes es otra bien distinta.

Cada gesto es analizado hasta el mínimo detalle en la cumbre del G20. En especial, si el protagonista es Trump. Y es que el presidente de EEUU no es solo noticia por lo que dice sino por lo que hace.

En esta ocasión, su coprotagonista no ha sido otro que Pedro Sánchez. Antes de que empezara la sesión plenaria del G20, a la que España acude como país invitado, el presidente de EEUU pasaba junto al español, de pie ante su sillón.

Según las imágenes, podría parecer que tras saludarse brevemente, Sánchez intenta seguir hablando con Trump. Y éste le indicaba su sitio y pasaba de largo. Todo el mundo aseguraba haber visto al presidente español sentarse con la cabeza gacha y una sonrisa que se le borraba del rostro inmediatamente.

Un gesto brusco para muchos, que rápidamente corría como la pólvora en Twitter. Sánchez y Trump no se han reunido nunca. Y en los últimos meses, las relaciones entre ambos países se han visto deterioradas por la retirada de la fragata Méndez Núñez del Grupo de Combate del portaaviones nuclear Abraham Lincoln.

Broma entre presidentes

La verdad del gesto, en realidad, podría ser bien distinta. Lo que parecía un gesto autoritario de Trump no sería más que una broma con Sánchez.

Al parecer, el presidente americano le decía a su homólogo español que tenía “un buen sitio” a la vez que lo señalaba con el dedo. Poco antes de eso, ambos mandatarios se habían saludado estrechándose la mano. Un momento que Trump aprovechaba para decirle a Sánchez que le gusta mucho España.

Publicidad

Comentarios