El camino para tramitar el Brexit no está siendo fácil. Theresa May se encuentra a cada paso innumerables obstáculos entre los que están el órdago del Partido Laborista o el no de los unionistas de Irlanda del Norte.

Publicidad

Theresa May no lo tiene fácil para tramitar el Brexit. La ‘premier’ británica se está encontrando innumerables obstáculos por el camino. El pasado martes el Partido Laborista lanzaba un órdago al acusar al Gobierno de desobedecer al Parlamento. Ahora, son los unionistas de Irlanda del Norte los que votarán en contra del acuerdo que la primera ministra británica ha firmado para salir de la Unión Europea.

En plena cuenta atrás para esa votación, a May se le acumulan los obstáculos. A los últimos acontecimientos se une, además, la derrota en la Cámara de los Comunes. Algo que ha forzado al Gobierno a publicar inmediatamente el informe legal de 585 páginas sobre el texto firmado con Bruselas y mantenido parcialmente en secreto hasta ahora.

Por 311 votos a 293, y con el respaldo de toda la oposición, el Parlamento aprobaba una moción condenando el “desacato” del Gobierno de May. Además, urgía a la publicación íntegra del documento del acuerdo.

Su difusión puede comprometer, aún más, la ya de por sí débil posición de May ante la votación del Brexit, prevista para el 11 de diciembre. Aunque el fiscal general Geoffrey Cox compareció en el Parlamento para contener la indignación de los diputados, consiguió precisamente el efecto contrario.

Cox admitió que el Brexit puede dejar a Reino Unido atrapado “indefinidamente” en la unión aduanera con la UE. Su intervención dio más argumentos al centenar de diputados conservadores que han anunciado ya que votarán contra el acuerdo. Al igual que ellos, los diez parlamentarios del Partido Democrático Unionista (DUP).

Tira y afloja

El tira y afloja parlamentario por el informe forzó un retraso de varias horas en la apertura del debate sobre el acuerdo del Brexit. Un intercambio de ideas que durará cinco días.

Este miércoles, los diputados hablarán largo y tendido de las implicaciones del Brexit para la seguridad. Intervendrán el ministro del Interior y el titular del Foreign Office. El jueves será el día dedicado al impacto económico. Será el secretario del Tesoro el que salga entonces a la palestra.

Publicidad

Comentarios