Desde que hace 15 años se generalizara la artroplastia inversa, los pacientes con articulaciones dañadas mejoran su estado global y pueden realizar la mayoría de sus actividades básicas del día a día sin dolor.

Publicidad

Debido a la importancia que han adquirido estas técnicas e implantes, desde hace un lustro se celebran de forma anual las jornadas Integra Shoulder Days, en las que cirujanos ortopédicos de todo el mundo profundizan en los últimos avances en cirugía protésica de hombro. Este año, por primera vez, la cita anual se ha celebrado en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, y uno de los centros de referencia en la materia a nivel nacional.

El Dr. Juan Antonio Rubio Torres, jefe asociado del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del centro y uno de los organizadores de estas jornadas, asegura que el servicio que lidera “siempre ha tenido gran tradición en cirugía de hombro, tanto artroscópica como protésica, recibiendo gran número de casos para cirugía de rescate”. Esta formación supone, por tanto, una oportunidad para dar a conocer las técnicas que se emplean a diario en el hospital, así como las instalaciones y equipos de los que dispone, añade.

Hacer frente a la pérdida de hueso glenoideo

Durante las jornadas, los asistentes a las mismas, procedentes de doce países de Europa y Oriente Medio, pudieron presenciar dos operaciones retransmitidas en directo desde el bloque quirúrgico del hospital. La primera, llevada a cabo por el propio Dr. Rubio y su colega de servicio, el Dr. Gonzalo de Cabo, también jefe asociado del mismo y co-organizador del encuentro, consistió en una artroplastia inversa de hombro con aporte de aloinjerto glenoideo, una técnica cada vez más frecuente “para la reconstrucción y restauración de la biomecánica del hombro, sobre todo desde que se ha generalizado la implantación de prótesis inversas”.

Con frecuencia se deben reconstruir los defectos glenoideos, “ya que resulta imprescindible para reducir el índice de aflojamiento de los implantes, mejorar la biomecánica del hombro y evitar otras complicaciones frecuentes como el knocking escapular”, señala el Dr. Rubio, apuntando, además que esta reconstrucción dificulta la artroplastia, por lo que “los cirujanos deben entrenarse en ella”.

En una segunda intervención, el Dr. Jean Marc Glasson, cirujano francés considerado como uno de los referentes europeos de la cirugía de hombro y director del curso, realizó una artroplastia total anatómica. Asimismo, en las jornadas se celebraron charlas y se compartieron casos clínicos con ponentes de Francia, Túnez, Israel y España y, para concluir, los participantes pudieron trasladar lo aprendido a la práctica en la Universidad Francisco de Vitoria.

Publicidad

Comentarios