Inés Arrimadas y Miquel Iceta visitaron ‘Mi casa es la tuya’ este miércoles. Los dos lograron conquistar a Bertín pero no a la audiencia del programa, que marca mínimo de nuevo. Y eso que ambos sacaron su lado más personal, aunque también el político, como se desprende de su entrevista, que resumimos en 20 tuits.

Publicidad

La líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, y el secretario general del PSC, Miquel Iceta, eran los invitados de ‘Mi casa es la tuya’ este miércoles. Bertín abría un piso alquilado en Barcelona para acoger a los dos políticos, que se abrieron personalmente aunque también aprovecharon para ir haciendo camino al 21D, cuya campaña electoral comenzará oficialmente el 5 de noviembre.

Ambos lograron conquistar a Bertín, que llegó a confesar al final del programa que podría votar a cualquiera de los dos, pero no a la audiencia, que se quedó algo fría. Así, el espacio de Telecinco se quedó en un 11,1% de share y una media de 1.419.000 espectadores, según los datos provisionales (ya que Asturias no ha sido contabilizada aún).

Pese eso, en Twitter la visita de Arrimadas y de Iceta a Bertín tuvo buena repercusión. De hecho, las entrevistas de ambos podrían resumirse en 20 tuits, una decena para cada uno, sobre sus experiencias personales y su carrera política.

Inés Arrimadas era la primera en acercarse a casa de Bertín, paisano suyo, pues ambos son de Jerez. La andaluza comenzaba contando que es la menor de cinco hermanos, que siempre tuvo interés por estudiar catalán desde pequeña y que es muy aficionada al fútbol desde niña. Tanto es así que creó su propio equipo femenino junto a unas amigas para poder competir.

Muy comentada, sin duda, fue su reflexión sobre Guardiola. Aficionada al fútbol y fan del Barcelona, Inés Arrimadas confesaba que había sido seguidora de Guardiola durante la etapa de jugador de éste. Incluso, revelaba, había llevado su foto en la carpeta del colegio. Ahora, ambos están a años luz en pensamiento político.

Su marido tuvo gran parte de protagonismo también. Tanto, que incluso llegó a aparecer en el programa a través de una conexión vía Internet. Arrimadas había contado que ella es “muy abierta a conocer gente de otros partidos, tanto que, al final, mira, me casé con uno que estaba en otro partido diferente al mío”, relataba. “Mi marido era nacionalista. Estaba en Convergéncia i Unió. Nos conocimos en el Parlament, yo estaba en Ciudadanos y, mira, esa apertura para hablar con gente de otros partidos, pasan estas cosas”, contaba Arrimadas a Bertín. La política también relataba que él había vuelto al sector privado. Además, el propio marido de Arrimadas contaba que votaría a su mujer para que cumpliera su sueño, lo que provocó también más de un tuit.

La líder de Cs en Cataluña también comentó el machismo que hay en política, haciendo frente a muchas críticas por el único hecho de ser mujer: “Hay machismo en la política cuando a todas las mujeres que hacemos política se nos evalúa la vestimenta y el físico, para bien o para mal”, decía. “Esto no es una cosa que me pase solo a mí. Esto le ocurre a muchas mujeres que están en política, sin duda”, denunciaba.

Arrimadas tuvo tiempo también de ser elogiada por Albert Rivera, invitado especial a la conversación, y de hablar de política catalana, lo que se recogió también en Twitter.

Por su parte, Miquel Iceta arrancó también contando su infancia y desvelando que su madre estuvo a punto de morir pero que el amor la salvó.

De familia catalana y vasca, Iceta contaba que siempre ha rechazado los nacionalismos y se ha posicionado en el diálogo. Con una adolescencia marcada por la religión, ha llamado la atención que confesara que fue religioso hasta los 17 años. “Luego me fui separando de la iglesia, en parte porque me tenía que confesar y tenía que confesar que tenía relaciones con chicos. Se me hizo muy incómodo, la verdad”, dijo. Su homosexualidad también le ha hecho ser insultado en redes continuamente, como denunciaba en la entrevista, donde aseguraba que nunca pensó que sería candidato.

Criticado por su propio partido por bailar en los mítines, Iceta confesaba que en esos momentos se transformaba completamente.

Además, abogó de nuevo por el diálogo y confesó que Puigdemont no convocó elecciones él mismo por las presiones de ERC, de la CUP y de los propios de PDeCAT.

Y si Arrimadas tuvo a Albert Rivera, Miquel Iceta tuvo a su lado a Nuria Marín, alcaldesa de Hospitalet y una de las mejores amigas del político catalán como él mismo confesaba.

Publicidad

Comentarios