Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, tuvo que esquivar a la Policía para conseguir votar en el 1-O. Una foto recogida en Twitter muestra ahora cómo engañó a los agentes.

Publicidad

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, tuvo que esquivar a los cuerpos del Estado el pasado domingo para ir a votar en el referéndum ilegal.

Al final, consiguió engañarlos cambiando de coche en un puente, para evitar así el seguimiento del helicóptero de la Policía Nacional. Con esta maniobra propia de una película de espías, Carles Puigdemont logró llegar al colegio electoral de Cornellà de Terri (Gerona), donde depositó la papeleta a favor de la independencia de Cataluña.

Después de efectuar esta treta, Puigdemont exigía en rueda de prensa la retirada de la Guardia Civil y la Policía Nacional, y calificó sus actuaciones de ” graves actos de violencia”.

Publicidad

Comentarios