Ciudadanos no quiere que el Parlamento catalán caiga de nuevo en manos independentistas. Por eso, ha reclamado la presidencia del mismo. La formación, asegura, no quiere un nuevo ‘secuestro’ de los diputados.

Publicidad

Mientras espera movimientos independentistas para formar Gobierno, puesto que tienen mayoría, Ciudadanos sí ha comenzado a moverse para obtener la presidencia del Parlamento catalán. La formación naranja ha confirmado que entablará conversaciones y tanteará al resto de partidos, incluidos los secesionistas, para lograr sustituir a Carme Forcadell. 

El partido de Albert Rivera propondrá a José María Espejo para ocupar la presidencia del Parlamento catalán, ya que han sido el partido más votado.

Inés Arrimadas y los suyos creen que existen opciones para liderar la Mesa del Parlamento, aunque su único argumento es que las votaciones para su composición “no tienen por qué ser las mismas” que para la presidencia de la Generalitat. Así lo ha expresado José Manuel Villegas en el Congreso. En ambos casos, eso sí, se necesitan los mismos apoyos, 68 escaños. Por tanto, para lograrlo, Cs tendrá que hablar con los independentistas.

Desde la formación naranja ponen como ejemplo la efímera presidencia de Patxi López. El socialista lograba la presidencia del Congreso para compensar un posible Gobierno del PP tras las generales.

Villegas ha insistido en que Arrimadas no intentará la investidura porque los números no les dan. “No damos nada por hecho, pero sabemos que no suma el Gobierno constitucionalista. Quien ha dicho que puede presidir la Generalitat es el señor Puigdemont y estamos a la expectativa de si tiene los apoyos o no”, ha dicho.

En Twitter, muchos han pensado que se trataba de una inocentada. Otros han dado por imposible el acuerdo con los independentistas. Sobre todo tras saber que Puigdemont ofrecerá a Forcadell seguir siendo presidenta del Parlamento catalán. A cambio, eso sí, de que Junqueras apoye la presidencia de la Generalitat de PDeCAT.

Publicidad

Comentarios