La convocatoria de elecciones que tenía prevista Carles Puigdemont tenía como objetivo abortar la aplicación del 155 pero también la inmunidad judicial para él y algunos de los suyos. Y es que esa fue la exigencia que le hizo a Rajoy para convocar comicios autonómicos.

Publicidad

Después de que en declaración institucional, Carles Puigdemont haya cerrado, -al menos de momento-, la convocatoria de elecciones en Cataluña, los detalles de su decisión comienzan a salir a la luz. La más importante, la exigencia que le hizo a Mariano Rajoy para llamar a urnas.

El precio que pedía a Rajoy no era otro que la inmunidad judicial para él mismo, para todo su Gobierno, anular el proceso del jefe de los Mossos y la liberación de ‘los Jordis’. Un “por mi y por todos mis compañeros” que no tuvo la aceptación de Rajoy.

“No hay suficientes garantías”, daba Puigdemont como argumento para no celebrar las elecciones. Pero en realidad de lo que tenía garantías era de salir inmune de toda esta vorágine.

Al parecer, Puigdemont exigía impunidad ante la posible querella contra él y todo su Gobierno por desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos, -siendo éste delito sancionado con cárcel-.

Puigdemont también pretendía que se abortara el proceso abierto de la Audiencia Nacional contra el jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, que ha comparecido ante la juez en dos ocasiones ya, pudiendo acabar en prisión próximamente.

Por último, el presidente catalán habría exigido a Rajoy la inmunidad también para ‘los Jordis’, en la cárcel desde hace dos semanas. Imputados por sedición, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart (presidentes de ANC y Ómnium respectivamente) tendrían que ser sacados de la cárcel.

Exigencias judiciales que Rajoy no aceptó a un Puigdemont que, tras la negativa, decidió anular la convocatoria de elecciones y dejar en manos del Parlamento catalán la decisión de qué hacer ante la aplicación del 155.

En Twitter, la exigencia de Puigdemont no ha pasado desapercibida.

Publicidad

Comentarios