‘Masterchef 6’ sobrevive como puede a Telecinco con la expulsión de Loli tras una gala con robos, mucho ego y nervios. Aunque con buenos datos, no pudo con ‘Conexión Honduras’.

Publicidad

La segunda entrega de ‘Masterchef 6’ demostró que este año, parece que Pepe será el bueno del jurado. Jordi y Samantha pusieron los puntos sobre las íes a unos concursantes que se creen que lo saben todo. Con mucho ego de por medios, nervios por la prueba de eliminación, una expulsión y hasta robo de comida, esta gala sobrevive en parrilla como puede.

El programa arrancaba con una primera prueba que consistía en cocinar con productos de una compra casera. En mitad del reto, les dejaron sin luz. Y pocos supieron salir del problema. Además, muchos de ellos presentaron con arrogancia sus platos. Entre ellos, Víctor, a quien Jordi le bajó los humos. “Tu plato es la nada. Escucha y aprende, porque es poquísimo. Es un plato de niño pequeño”, le dijo tras presentar una macedonia de frutas.

Pero si Víctor respondía, no menos lo hizo Fabio. Aunque los espectadores no vieron su plato de solomillo tan malo, el jurado fue implacable. Algo que no sentó bien al aspirante y terminó por desesperar a Jordi.  “No entiendo tu plato ni tu cara, tienes una cara muy altiva. Venís resabiados (…) Bajad los humos y escuchad más”, decía el cocinero.

El remate llegaba con Jorge. Si el aspirante ya empezó mal en su casting, en esta semana la cosa no le ha ido mejor con Samantha, a quien intentó conquistar. Presentó su plato y un postre para la juez que resultó ser un fracaso. Tanto es así que Samantha obligó a Jorge a comérselo y hasta a él mismo le daba asco.

Entre tanto desastre, Ramón y Ketty lograron ganar la prueba y ser capitanes en la prueba por equipos. Tuvieron que cocinar para 120 personas que habían sufrido los incendios de Baiona, en Galicia, en 2017. Algo que emocionó hasta la lágrima a la cubana, que reside en tierras gallegas. Por primera vez en mucho tiempo, ambos grupos bordaron la prueba. Aunque el equipo de Ketty fue un poco mejor y se libró de la prueba de eliminación.

Expulsión y robo

El equipo de Ramón se tuvo que enfrentar a una prueba tras la cual uno de ellos abandonaría las cocinas. Y lo hicieron con un reto difícil. Tuvieron que cocinar tres tipos de trufas, repartidas por Ramón, que quiso asegurarse la continuidad en ‘Masterchef’.

A Oxana, denominada ya como un ‘retal’, le dio las más complicadas. La rusa no cae bien entre sus compañeros y se lo están haciendo saber. Sin embargo, y pese a los nervios y las lágrimas, logró sacar unas trufas muy decentes. En parte, por los consejos de Jordi y sus ánimos.

La que se cayó ‘con todo el equipo’ fue Loli. Considerada también un lastre para sus compañeros, las trufas pudieron con ella. No supo tratar el chocolate y se perdió desde el inicio. Quizá por eso, intentó salvarse robando a otros. A Daniel le quitó una de las bases de trufa, provocando que el bombero no pudiera rematar su cocinado. Aunque aseguró que fue despiste, muchos vieron mala intención.

A Jon, directamente, le robó las trufas de la nevera. Y se armó el lío. Tuvo incluso que intervenir Pepe para rescatar las trufas ‘perdidas’. Además, tuvo que poner orden, ya que Loli, encima de robar a sus compañeros, se enfadó con ellos por acusarla.

Con todo el lío, y como no podía ser de otra manera, Loli era la expulsada de la noche.

Audiencias

Con todo ello, ‘Masterchef 6’ sobrevive a Telecinco y su éxito con ‘Supervivientes’. Esta vez, de nuevo, ‘Conexión Honduras’ dominó la noche del domingo. A pesar de ello, el talent culinario se sostiene.

El programa logra un 14,6% de share y una media de 2.365.000 espectadores.

Publicidad

Comentarios