La polémica afirmación de Arturo Pérez-Reverte el pasado sábado en ‘La Sexta Noche’, donde dijo que a Gabriel Rufián “le pegaban en el colegio” y por eso se comporta así, sigue coleando varios días después. Ahora el escritor ha arremetido duramente contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por mostrar su apoyo al diputado de ERC.

Publicidad

Todo comenzó el sábado en ‘La Sexta Noche’. Preguntado por los shows de Gabriel Rufián en el Congreso y sus polémicos tuits, Arturo Pérez-Reverte dijo tener la teoría de que “le pegaban en el colegio” y de ahí su comportamiento. El diputado de ERC lo negó a través de Twitter y le acusó de ser “muy miserable” por “frivolizar” con un tema tan serio como el bullying.

Este lunes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, irrumpió en la discusión mostrando en esta misma red social su apoyo al diputado catalán: “Discrepo en muchas cosas con Rufián, pero en esto tiene todo mi apoyo: Pérez-Reverte debería pedir disculpas a víctimas de bullying”.

El escritor no tardó en replicar y lo hizo con gran dureza: “Váyase a hacer demagogia barata a otra parte, señora. A usted nadie le ha dado pandereta en esta fiesta. A mí no me utilice para sus basuritas político-folklóricas”.

“No entiendo su agresividad. Un hombre culto como usted debería sentirse interpelado por reflexiones como esta”, respondió Colau, enlazando un tuit de David Bravo, abogado especializado en derecho informático y propiedad intelectual, así como exdiputado de Podemos en el Congreso, que reprochaba al escritor que asumiera “un discurso cómplice con el matón”.

Lejos de amilanar a Pérez-Reverte, este volvió a contestar: “Una mujer inculta como usted (y además con escasa comprensión audiovisual, si es que vio la entrevista, que lo dudo), debería reservar sus demagogias cutres para ‘Sálvame’ y para su turbio negocio político. Ahí le rentan más”.

Asimismo, Rufián intercedió: “Arturo, se trata de acabar con el bullying, no de ir buscando nuevas víctimas. Cálmate un poco, machote.”.

Ya este martes, Pérez-Reverte ha hecho una explicación más extensa del asunto: “Empiezo a estar harto de cagaditas de rata en el arroz del acoso escolar. Así que lo explico para los idiotas con escasa comprensión lectora o audiovisual y para los que sólo se enteran por los resúmenes facilones de Twitter: a algunos niños no nacionalistas los acosan en algunos colegios catalanes desde hace décadas. Y en la entrevista de La Sexta manifesté mi sospecha (y lo digo sospechando, sin tener que disculparme por sospechar lo que me apetezca) de que Gabriel Rufián, su exagerado histrionismo independentista y sus grotescos excesos, que deshonran el Parlamento y nos deshonran a todos, por lo cual también son asunto mío, son resultado directo o indirecto de ese acoso escolar, por mimetizarse con el paisaje e integrarse en el patio hostil de un colegio (él mismo ha declarado que descubrió en el cole lo que era ser catalán independentista)”.

“Dicho lo cual, todos los cantamañanas (palabra válida tanto para el sexo masculino como para el femenino, incluida la alcaldesa de Barcelona) que pretenden sacarle otra clase de punta al asunto del acoso (sobre el que ya me pronuncié claramente por escrito en otras ocasiones) pueden irse a hacer puñetas. O, para que lo entienda mejor la alcaldesa Colau (que la noche de la entrevista no pudo verla porque estaba desnudando su corazón en ‘Sálvame Deluxe’), anar-se’n a fer punyetes“.

Publicidad

Comentarios