El jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha acudido a declarar a la Audiencia Nacional investigado por un delito de sedición. Muchos en las redes sociales han pedido que el peso de la ley recaiga sobre él, incluso han reclamado que salga directo a la cárcel.

Publicidad

Vestido con el uniforme de los Mossos y ‘escoltado’ por dos compañeros del cuerpo, Josep Lluís Trapero acudía a la Audiencia Nacional para declarar ante la juez Carmen Lamela por los sucesos del 20 de septiembre.

Ese días, miles de personas se agolparon en el Departamento de Economía de la Generalitat, en Barcelona, para protestar por las detenciones de los organizadores del referéndum ilegal. Las protestas derivaron en altercados, acorralando a la Guardia Civil y rompiendo sus coches patrulla, sin que los Mossos hicieran nada para impedirlo.

La Fiscalía se querelló entonces contra Trapero por un delito de sedición. El jefe de los Mossos protagoniza así un hecho inédito ante la Justicia. Trapero ha avanzado que prestará declaración y aportará todos los informes, que llevaba debajo del brazo, sobre la actuación policial de ese día y que, según él, muestran el buen hacer del cuerpo autonómico.

El jefe de los Mossos será defendido, además, por los servicios jurídicos del Departamento de Interior. Los otros dos querellados, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart (presidentes, respectivamente de la ANC y Ómnium), también aparecían en la Audiencia Nacional, aunque ambos, defendidos por abogados privados, aseguraban que no declararían.

Trapero se enfrenta a un delito de sedición, penado hasta con 15 años de cárcel, y que hasta ahora no se ha aplicado nunca en España. Hasta el momento, las acciones para evitar el cumplimiento de resoluciones judiciales, incluso cuando un grupo ha utilizado la fuerza para ello, se ha juzgado como delito de desobediencia.

En redes sociales, muchos piden ya que el jefe de los Mossos salga directo para la cárcel o que, al menos, el peso de la ley caiga sobre él. Son numerosos los mensajes que se lanzaban en Twitter al respecto, pidiendo incluso algunos que desde la Audiencia Nacional, Trapero salga directo a prisión. Varios tuiteros, también, han recurrido al hastag #puesmoltbépuesaprisión, en referencia a su famosa frase, lanzada a un periodista extranjero en una rueda de prensa (donde se expresó con un “pues molt bé, adeu”).

Publicidad

Comentarios