Por si fueran pocos los que desmontan las mentiras del independentismo, ahora se suma uno más. Vueling ha dejado en ridículo a Puigdemont y a Tremosa al aclarar la expulsión de dos mujeres de uno de sus aviones, después de que ellas aseguraran que fue por no hablar castellano.

Publicidad

El bulo sobre una anciana y otra mujer expulsadas de un avión de Vueling por no hablar en español con la azafata ya fue negado en su momento, dejando en ridículo a TV3. Ahora, además, la propia compañía ha negado lo sucedido, tras una investigación que abrieron después de la denuncia de algunos independentistas en las redes. Entre ellos, Carles Puigdemont y Ramon Tremosa. 

Ambos, igual que TV3, dieron alas a una historia que ya en sus inicios muchos aseguraron que era falsa, y ahora se han visto retratados de nuevo por la propia compañía. La aerolínea ha asegurado que “la reiterada desconsideración hacia la tripulación” fue la razón que motivó la expulsión de las dos mujeres el pasado 11 de noviembre en un vuelo que cubría la ruta Barcelona-Menorca. 

Vueling ha explicado lo sucedido en una carta enviada a los gobiernos catalán y balear como respuesta a las explicaciones que las dos Administraciones habían solicitado a la empres, -la catalana, después incluso de la aplicación del artículo 155 y la destitución de todo el Gobierno catalán de Puigdemont-.

Mientras las expulsadas, que llegaron a contar su historia en televisión, denunciaban que habían sido expulsadas por hablar en catalán, Vueling se muestra contundente al asegurar que “la única razón” de “denegarle el embarque2 fue “la actitud de las pasajeras y la su reiterada desconsideración hacia la tripulación del vuelo”, lo que hizo, además, que el avión despegara con 45 minutos de retraso.

Una de las mujeres contó que una azafata le pidió que colocara una lámina de pintura en el compartimento superior, a lo que ella contestó en catalán que “no se preocupara”. Al oírle, la azafata espetó que “usted me tiene que hablar en español”. Pese a que Vueling aclaraba enseguida que todas las tripulaciones con base en Barcelona sabían hablar en catalán, Puigdemont y Tremosa entre otros denunciaban la “ola autoritaria” que crecía tras el 155.

“Después de 155 una ola autoritaria crece día a día. Expulsar a alguien de un avión por el idioma que habla es injustificable”, decía Puigdemont en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Ramon Tremosa iba incluso más allá y presentaba una denuncia, como hacía público en su perfil de la misma red social.

Ahora, se sabe que las pasajeras fueron informadas de que tenían que hablar y entender español e inglés si querían sentarse en los asientos de salida de emergencias, ante lo cual se enzarzaron con la azafata y le faltaron al respeto, lo que hizo que fueran expulsadas del avión.

Publicidad

Comentarios