El fin del cambio de hora en Europa está cada vez más cerca. Bruselas va a proponer eliminarlo y hasta 7 razones hay para no tener que mover las manecillas del reloj cuando llega el invierno.

Publicidad

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha dicho este viernes que propondrán el fin del cambio de hora en Europa. Desde Bruselas, y tras una encuesta no vinculante, se han tenido en cuenta las 7 razones por las que el cambio se hace innecesario cuando llega el invierno.

Juncker ha escuchado así a los casi cinco millones de ciudadanos europeos que participaron en el sondeo. De ellos, el 80% votó a favor de suprimir el cambio de hora. Por eso, la Comisión hará formalmente la propuesta, que tendrá que ser aprobada después por la Eurocámara y el Consejo Europeo. “La gente quiere que se haga, así que lo haremos”, ha dicho Juncker.

Encuesta

La Comisión Europea abría una encuesta el pasado 5 de julio para conocer la opinión de los ciudadanos y las empresas. Durante 43 días, casi cinco millones de personas completaron el formulario a través de Internet. Y votaron si son partidarias de abolir el cambio de hora. El resultado, aunque no oficial, fue abrumador. El 80% votó a favor de terminar con él. Y es que prefieren que las manecillas del reloj no se muevan en todo el año.

Hasta ahora, las leyes comunitarias obligaban a los miembros de la UE a adelantar una hora los relojes el último domingo de marzo. Y a retrasarla el último domingo de octubre. Se tenía así en cuenta la evolución de la luz del día para aprovechar su disponibilidad. Una manera, aseguraban, para ahorrar energía, tener mayor seguridad vial, contar con más tiempo de ocio antes de que se haga de noche o simplemente para equiparar con los países vecinos y principales socios comerciales.

Sin embargo, todas estas razones se basan en conclusiones poco contrastadas. O, al menos, con un impacto mínimo en la economía.

7 razones para no hacer el cambio

Frente a los que insisten en el ahorro energético, hasta 7 argumentos para contrarrestar. Y es que son muchos los que han expuesto por qué no es necesario el cambio de hora, hasta ahora indiscutible. Diversos estudios han demostrado ya que lo que se ahorra por el día, se compensa gastando por la noche. Algo que se vuelve contraproducente.

Tardes más largas. Aunque despertarse de noche para muchos no es lo ideal, lo prefieren si a cambio tienen más horas de luz por la tarde. Tiempo que aprovechan mejor para el ocio.

Sueño. Con el cambio de hora son muchos los que sufren alteraciones en el ciclo del sueño. Algo que ya no sucedería.

Actividad. Al disponer de más horas de sol por la tarde, se favorece la salida de adultos y niños a disfrutar de actividades al aire libre.

Criminalidad. Está comprobado que se reducen los robos y la criminalidad, ya que hay más horas de luz por la tarde.

Consumo. El horario de verano también beneficia al consumo y el turismo. Y es que la gente está más tiempo en la calle, lo que les lleva a comprar más.

Salud. Está comprobado que con más horas de luz por la tarde se reducen los ataques al corazón. En concreto, entre un 5 y un 10%, según diversos estudios.

Accidentes. Conducir de noche es más peligroso por lo que las tardes con más luz reducen los accidentes de tráfico y los atropellos.

Publicidad

Comentarios