Ada Colau ha anunciado que Barcelona instalará finalmente bolardos en zonas de riesgo de atentado. La alcaldesa ha terminado por ceder y aprobar los obstáculos de la discordia.

Publicidad

Los bolardos han servido estos días para abrir una guerra en redes y en los medios entre quienes defendían la instalación de obstáculos para evitar atentados y entre quienes aseguran que aunque estuvieran en las calles, no se habría podido evitar el ataque a Barcelona y Cambrils.

En la cuenta oficial del Ayuntamiento de Barcelona en Twitter, se evita hablar en ningún momento de bolardos, anunciando sólo que la Junta de Seguridad que se ha reunido en la Ciudad Condal este miércoles, se adoptarán las medidas preventivas oportunas, entre las que, no obstante, está la de instalar obstáculos en las calles.

El Ayuntamiento de Barcelona también ha anunciado que se intensificará la presencia de policía local y Mossos en las calles de la ciudad y se insistirá en la coordinación policial, además de estudiar la peatonalización de ciertas zonas.

Tras la reunión de Ayuntamiento, Generalitat y Gobierno, junto a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, Colau, Millo y Forn han anunciado que se incrementarán las medidas para evitar atentados, siendo algunas de ellas fijas y duraderas como los bolardos de la discordia o la peatonalización de ciertas calles. También se mejorará la calidad y definición de las cámaras de vigilancia, se creará un grupo de análisis de riesgo, una nueva sala conjunta de prevención y gestión de emergencias y se reforzará la detección de radicalismos.

Pero sin duda han sido los bolardos lo que más división ha creado. Y es que han servido de arma arrojadiza para algunos para intentar culpar al Ayuntamiento de los atentados. Los mensajes que se recogen al respecto en Twitter muestran la división de opiniones, incluso después de que Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña, haya admitido que si los terroristas llegan a hacer lo que tenían planeado, de nada habrían servido los bolardos para evitar la tragedia.

Publicidad

Comentarios