Dulceida se ha convertido en imagen de Dolce&Gabbana pero no lo ha hecho con buen pie. Su primera campaña ya ha sido tachada de machista en Instagram, donde la propia influencer la había compartido con sus seguidores, muy críticos con el anuncio.

Publicidad

“Machista” es la palabra que más se repite en los comentarios del vídeo de la campaña que Dulceida ha realizado con Dolce&Gabbana. Un primer anuncio en el que la influencer es protagonista absoluta y con la que se consolida como una de las instagramers más influyentes de España.

La firma ha querido contar con ella, de momento, para su campaña del perfume Light Blue. Algo que Dulceida ha calificado de “sueño hecho realidad”, pues trabajar con la prestigiosa marca es la aspiración de cualquiera que trabaje en el mundo de la moda.

Entusiasmada, Dulceida compartía el vídeo de una campaña que comienza con la instagramer montando en bicicleta, sin apenas maquillaje y solo con unos vaqueros y una camisa blanca. En su recorrido, saluda a un chico que no le hace caso.

Sin embargo, todo cambia cuando se echa el perfume en cuestión. Dulceida cambia entonces la bici por una vespa, se maquilla llamativamente y se viste con un jumpuist corto y estampado. Todo aderezado con bailes, una orquesta y gente. Tras su cambio, el chico al que saluda por fin se fija en ella y hasta le regala una cesta con limones, respondiendo Dulceida con un beso en la mejilla.

La historia, calificada de machista por muchos, no ha sido bien recibida por algunos de sus seguidores, quienes le recriminan que haya participado en un anuncio que perpetúa muchos estereotipos: “La que se las da de feminista”; “A todo esto, como sigas así de feminista te van a fichar entre las filas de Simone de Beauvoir eh… Madre mía que pava”; “El anuncio tiene un trasfondo un pelín machista por el hecho de ir sencilla y que el tío pase de ella y tenga que haber una orquestilla de por medio, maquillaje,vestuario para que se fije”; o “Los dueños de la marca que promocionas están en contra de que gente como tú o ellos mismos puedan adoptar. Tú, que vas de abanderada de la causa LGTBQ, deberías tener un poco más de sensibilidad a la hora de elegir las marcas con las que colaboras”.

Además, otros critican el hecho de que Dulceida aparezca montando en moto sin casco o el final del anuncio, en el que la influencer parece estar mirando a los que graban el vídeo, -saliéndose así de la interpretación-, y haciendo un gesto de hartazgo del rodaje. “El final es como un poco raro ¿no? Aida mira al cámara como “¿ya hemos terminado?”” o “Qué cutre es el final!!!!”, dan buena cuenta de ello.

Publicidad

Comentarios