Rihanna fue la gran protagonista de los Grammy 2018. Y no por número de premios precisamente sino por su espectacular y sensual actuación. Una performance de la que todo el mundo habla este lunes.

Publicidad

Después de un tiempo apartada, Rihanna reaparecía en el escenario. La cantante elegía el Madison Square Garden de Nueva York en el marco de los premios Grammy 2018 para volver a sorprender. Quizá a sabiendas de que arrasaría con su actuación, la de Barbados se saltaba la alfombra roja para aparecer directamente en el interior de la gala.

Una vez allí y tras recoger un Grammy a mejor canción de rap, por ‘Loyalty’ (donde colabora con Kendrick Lamar), Rihanna se subía al escenario junto a Dj Khaled y Bryson Tiller. Con un vestido rosa lleno de cristales y medias brillantes de purpurina, muy caribeña, Rihanna sacaba su sensualidad para interpretar ‘Wild thoughts’.

Docenas de bailarines, de primeras totalmente quietos para recibir a la cantante, le acompañaron durante la actuación más comentada de la noche. Rihanna conquistó con su sensualidad y sus movimientos de baile, que dejaron a todo el mundo con la boca abierta.

Aunque hubo alguno que no dudó en cargar contra Rihanna por haber cogido algún kilo, -hubo quien incluso lanzó el rumor de que estaba embarazada-, lo cierto es que los elogios coparon las redes sociales.

En Twitter, Rihanna se convertía en trending topic por su espectacular actuación y robaba incluso el protagonismo al gran ganador de la noche, Bruno Mars. 

Los ganadores

Aunque Rihanna fue uno de los nombres propios de la noche de los Grammy, no fue el único. Bruño Mars y sus seis premios le alzaron como el gran ganador. El cantante hizo pleno y se llevó todos los galardones a los que estaba nominado.

Así, ‘That’s what I Like’ se convertía en la canción del año y el disco ’24K Magic‘ en el álbum del año. Mars demuestra así que es uno de los grandes referentes de la música en todo el mundo.

Con cinco Grammy’s, el rapero Kenddrick Lamar. Entre otros, logró alzarse con el premio a mejor disco de rap por ‘Damn’. Su victoria, eso sí, llevó a los infiernos a Jay-Z. El marido de Beyoncé fue, sin duda, el gran perdedor de la noche.

En pop, fue Ed Sheeran quien arrasó, llevándose entre otros el premio a mejor interpretación vocal del año por ‘Shape of you’ y el de mejor disco. Alessia Cara fue elegida mejor nueva artista.

La 60 edición de los Grammy se convirtió, además, en una nueva gala contra el acoso sexual. Aunque de momento no hay muchos escándalos en el mundo de la música, los cantantes quisieron mostrar su solidaridad con una rosa blanca como símbolo. Además, hubo número especial al respecto con Khesa, Cindy Lauper y Camila Cabello cantando ‘Praying’. Ésta última, además, recordó a los ‘dreamers’, inmigrantes en su mayoría mexicanos amenazados ahora con la deportación.

Publicidad

Comentarios